Seleccionar página

Y cómo olvidar, si todo me lleva a ti, cada acto, cada gesto, me recuerda que ya no es lo mismo, y no me puedo mentir, cuando más te necesitaba, te alejaste de mí. Tú que eras tan igual a mí, que no había día que no pensara en ti, que desde que despertaba estabas ahí, ya no es lo mismo, ya no te siento cerca y  de nuestro proyecto, ya nada queda. Yo me esfuerzo cada instante en que vuelvas a mí, en que la vida vuelva ser nuestra mejor película, que todo cuanto soñamos vuelva a formar parte de nuestro despertar y me dejas así.

Ya nada volverá a ser igual, por más que quieras arreglarlo, no, no volveré a mirarte de aquella manera, tanto te quería que para mí, eras lo primordial. Espero que ahora me eches de menos, no lo voy a negar, que donde quiera que estés, que no puedas vivir sin mí, que nunca nadie te ame como yo te amé. Tampoco puedo desearte que te vaya bien sin mí, cómo hacerlo si en todo instante te maldigo por tu abandono, ya sé que tú me has olvidado, que vives sin mí y que en brazos de otro nunca piensas en mí, yo traté de seguir sólo pero no puedo y ya sólo soy una caricatura de lo que era contigo.

Hoy, luce el sol, pero para qué negarlo, yo voy a tener otro día marrón, por más que lo intento no logro hacer una vida normal, si hubiera hecho algo más, quizás estarías aquí, yo sé que igual te fallé, que tal vez, no te traté como tu esperabas, para mí que lo hacía bien, pero se ve que no.

Ahora lloro penando por tí y en sueños te siento como si no te hubieras marchado, sé que ya nunca volveremos a revivir el pasado, porque lo que no hicimos ya no tiene sentido , que ahora me toca estar solo y sentado, que aunque desee más que nada levantarme y sentirte entre mis brazos, hoy no puedo ni intentarlo. No soy de rezos, pero por ti podría convertirme en fiel practicante de cualquier religión, ir a misa en domingo y comulgar como cristiano, que por ti bebo los vientos.

Ahora, si volvemos a encontrarnos, no habrá quien pueda separarme de ti, te colmaré de mimos, de besos y de abrazos, que no quiero que vuelvas a dejarme sólo, que sin tu presencia me vuelvo huraño, no duermo ni como, sólo y triste, me transformo en un salvaje que a nadie habla, me vuelvo un extraño.

Me atrevo a decir que si vuelves a mi lado, seré lo que tú quieras que sea, llegaré tan lejos como me dejes llegar, me embarcaré en el viaje que tanto hemos soñado, surcaremos mares sin rumbo y una vez hayamos atracado, te construiré un templo, que no te mereces menos y te rendiré culto, haré sacrificios por ti y seré muy feliz a tu lado, y es que te echo tanto de menos… Salud.